Investigamas. Detectives infidelidades.

Publicado: Viernes, 20 Febrero 2015

En la investigación, el detective de infidelidades siempre está expuesto a una carga y estrés emocional superior al que pueda tener en otro tipo de investigaciones.

 

Claro está que aparte de detectives privados en búsqueda de una prueba de infidelidad que a veces simplemente se queda en una mera sospecha, también somos personas que de una manera u otra nos ponemos en la piel del contratante, teniendo siempre presente la objetividad como característica inequívoca de nuestra profesión.

Tras largas horas de espera, seguimientos prolongados o rastreo de redes sociales, el detective obtiene la prueba solicitada por el/la cliente. Pero más allá de esa previa obtención o del informe que será emitido posteriormente, está la comunicación de los hechos sucedidos a la parte contratante.

La entrevista final, cuando el detective tiene que comunicar lo acontecido, se tiene que llenar de una sensibilidad especial para explicar lo hechos presenciados, más lejos de lo que nosotros podamos imaginar, la reacción del cliente siempre será un nuevo reto ya que la misma es inesperada.

Nos hemos encontrado con situaciones de toda índole, desde la asimilación normal de la supuesta infidelidad, hasta la negación de los verídicos hechos recogidos. Algún cliente con una clara y nítida imagen de vídeo nos ha llegado a preguntar ¿está seguro que se trata de la misma persona?, pero al final y después de unos segundos de pausa y rompiendo el silencio existente, señala, ¿podría poner de nuevo la grabación?. Una vez visualizada de nuevo y sin querer reconocerlo rompen su silencio para decir, Efectivamente se trata de la persona indicada, aunque no me lo quiero creer.

Es de devenir de un día a día de un detective de infidelidades, lo que por muy raro que suene se puede convertir en algo frecuente cuando las sospechas de infidelidad se ven confirmadas.

Esto es algo que no ocurre de forma continuada o asidua, ya que cada caso de infidelidad es totalmente distinto, llegando a comprobarse sospechas infundadas, que el/la cliente creían tener seguras.

By: investigamas.