Despido y detective privado

Publicado: Sábado, 21 Febrero 2015

Uno de los casos que frecuentemente llegan a los despachos de detectives son los de despidos de trabajadores. El detective privado ante el despido tratará de recoger todas las pruebas que demuestren el incumplimiento de contrato por parte del trabajador. 

Las causas de un despido por parte del empresario pueden deberse a múltiples factores, bajo rendimiento, bajas, absentismo etc. Es ahí donde el detective privado juega un papel importante.

 

Son numerosas las ocasiones en las que los servicios del detective son solicitados para verificar el cumplimiento de los horarios laborales por parte del empleado. El detective privado una vez inmerso en la investigación, descubre las múltiples formas que el empleado utiliza para evadirse de su compromiso laboral. Desde llegar 15 minutos después de la hora de entrada al trabajo durante días consecutivos hasta finalizar la jornada laboral una hora antes del horario establecido.

Durante la el control minucioso que el detective privado lleva del empleado en cuestión muchas el algunas ocasiones se observa como el empleado después de fichar en su puesto de trabajo abandona el mismo regresando al mismo para repetir la anterior actuación en su horario de salida.

Otra de las prácticas habituales se realiza en el "merecido descanso" a la hora de tomar el café, y en la que alguno de ellos aprovecha para ir de compras o quedar con sus amigos, regresando incorporándose al puesto de trabajo pasadas dos horas.

Pero aún existe quien va mucho más allá, y en puestos con una movilidad amplia se comprueba como el citado empleado, asiste al trabajo solamente dos días de la semana.

Por supuesto estas acciones desleales, producen en la empresa unas pérdidas de numerosa cuantía, repercutiendo en los demás compañeros, y mostrando su lado más insolidario y egoista por parte de quien las realiza.

 Se suele tratar de infidelidades constantes y continuadas en el tiempo, a las que el empresario tiene que hacer frente mediante la contratación de detectives privados.

En el caso de las baja fingidas,  suele haber índices más o menos altos en unas ciudades con respecto a otras, a modo de ejemplo y por su situación poblacional, no es lo mismo en una ciudad como Málaga que en una como Ourense o Zamora donde su nivel de población es más bajo. Los índices de bajas fingidas en Salamanca y a modo de ejemplo suelen ser más bajos, que en ciudades industriales como Valladolid.

Este tipo de casos suelen darse en contratos con un tiempo de duración determinado y más o menos amplio, pero igualmente se repiten en pequeñas como en medianas o grandes empresas.

La baja fingida suele tener una menor incidencia en los contratos que se denominan de "Temporeros", y cuya práctica es habitual en ciudades como Valencia y Murcia y otras donde se realizan estas actividades agrícolas como puede ser Jaén con la recolección de la aceituna.